La importancia de una cultura orientada a la gestión de proyectos

portfolio_program_and_project_management

Una organización altamente efectiva posee una cultura organizacional basada en prácticas de gestión de proyectos, programas y portafolio, focalizadas en reducir riesgos, cortar costes, y mejorar tasas de éxito de proyectos y programas.

Estos resultados han aparecido en el estudio Pulse realizado por el Project Management Institute (PMI), que señala que estas organizaciones además de ser efectivas poseen un desempeño claramente superior en beneficios frente a otras que no son efectivas.

Estas organizaciones muchas veces no saben si son o no efectivas hasta luego de haber invertido en nuevos negocios o proyectos. Para evitar esta situación, es importante desarrollar una cultura proyectual apoyando procesos de capacitación, acompañamiento y mentoring que refuercen la cultura, el talento y los procesos proyectuales.

Este apoyo basado en diversas experiencias se centra en varios aspectos que destacamos a continuación.

Cultura. La meta es crear una cultura que abrace la gestión de proyectos, e incremente el valor de negocio que esta última aporta. Pulse reporta que el 64% de los proyectos son exitosos en las organizaciones más efectivas, mientras que solamente el 36% son exitosos en el resto de organizaciones. La transformación a realizar requiere una cultura caracterizada por:

  • Plena comprensión del valor de la gestión de proyectos.
  • Consecución de sponsor ejecutivos de proyectos y portafolios plenamente comprometidos.
  • Alineamiento de estrategias organizacionales a programas y proyectos.
  • Madurez en la gestión de programas, portafolios y proyectos.

Talento. La meta es conseguir una gestión del talento “habilidoso”. Es capacidad de gestionar de forma efectiva el talento. De hecho se expone en el informe Pulse que las deficiencias en conseguir talento o en la gestión del talento  obstaculizan el 40% de los esfuerzos de implementación de una estrategia. La transformación a realizar requiere a nivel de talento:

  • Desarrollo y preparación de gestores de proyectos profesionales.
  • Establecimiento de una formación continua.
  • Establecimiento de una transferencia de conocimiento formal y efectiva.
  • Desarrollo de una gestión del talento “habilidoso”.

Procesos. La meta es conseguir prácticas y procesos de gestión de proyectos altamente estandarizados dentro de toda la organización. El informe Pulse destaca que las organizaciones altamente efectivas poseen un 51% de prácticas de gestión de proyectos estandarizados. La transformación a realizar requiere institucionalizar:

  • Éxito de proyecto e implementación de estrategia son casi una misma cosa.
  • Estrategia siempre alineada con procesos, un proceso no puede concebirse sin alguna alineación.
  • Estandarización de procesos transversal a toda la organización.
  • Excelencia y madurez en procesos.

Para conocer cómo conseguir una cultura proyectual, contacte con nosotros en info@werkomus.com.

Transformación Digital

Transformación Digital: oportunidades y retos

Transformación Digital

Actualmente las tendencias a nivel de comunicación entre las personas nos han llevado a utilizar las redes sociales como herramientas que permiten aportar puntos de vista y críticas de forma constructiva, gracias a que dinamizan nuestros conocimientos, establecen nexos con otras personas, y nos hacen parte de una red de contactos.

Estas tendencias sociales se han traspasado, durante los últimos 2 años, a niveles corporativos, dando paso a planes estratégicos 2.0, que han conducido a las organizaciones a enfrentarse al reto de la transformación digital.

En España, según el 1er Estudio sobre Transformación digital en RRHH, más de un 40% de las organizaciones están iniciando este proceso, y sólo un 13% ya tiene un camino avanzado.

Pero este proceso ¿es el adecuado? No puede darse una respuesta certera.  Lo que sí podemos destacar es que todo este proceso debe ir acompañado de una estrategia tanto transversal como global corporativa.

Las oportunidades que –por ejemplo- aportan las estrategias de transformación digital permiten diseñar, crear y generar propuestas de valor que incluyen:

  • El alineamiento de las habilidades hacia el desarrollo;
  • La incorporación de herramientas digitales multidireccionales; y,
  • Las acciones para generar un cambio en las relaciones con los clientes internos y externos.

Estas oportunidades requieren al menos los siguientes aspectos clave:

  1. Liderazgo impulsor.
  2. Equipo ejecutor.
  3. Estrategia alineada.

Estos 3 aspectos, permitirán dar un impulso a las fases de transformación con una visión y convicción organizacional.

Para conocer más detalle para aplicarlo en su empresa, contacte con nosotros en info@werkomus.com.

keep-calm-and-innovate

Estrategia de transformación digital en diez pasos

keep-calm-and-innovate

Desde los orígenes de la computación a nivel organizacional en los años 60, ha estado madurando el campo de la Informática. En algunos intentos la Informática pasó por varias etapas: despliegue, gestión, uso e impacto. Esta primera categoría de etapas obedecía a una computación que solamente se desplegaba dentro de las empresas u organizaciones.

Esta clasificación ha quedado superada por la realidad de internet, la internet 2.0, y las redes sociales, donde las fronteras clásicas entre empresa y cliente han desaparecido o se han perneado. Ahora el cliente es parte de las empresas como activo y como tomador de las decisiones.

Solamente las organizaciones que comprendan esta realidad, sean públicas, privadas, sociales o plurales, estarán en condiciones de realmente conversar con el cliente y con sus empleados de tú-a-tú, serán capaces de retenerlos.

Al actuar así, podrán responder co-creando nuevas soluciones, nuevos modelos de negocio, y nuevos modelos de relación entre personas. Y eso, supondrá una verdadera innovación arquitectónica y una revolución en la forma de hacer negocios.

La literatura está aportando muchas ideas acerca de cómo llevar adelante este proceso de cambio y de transformación cultural, digital y de la propia innovación.

  1. Consolidar el concepto de omni-persona. Situar al cliente y al empleado como eje y foco de todo el proceso de negocio y del negocio en sí mismo.
  2. Construye una cultura 2.0 y una gestión 2.0. Mientras la primera permite acercar, retener y conversar con clientes, empleados y directivos, la segunda permite actuar de forma inteligente ante emociones, discursos y relaciones con y entre las personas.
  3. Sitúa la innovación como proceso de mejora continua y generadora de una única propuesta de valor. Crear una estrategia de innovación desde un alto nivel directivo permite que los procesos, productos, servicios y proyectos de innovación sean procesos co-creativos internos que incluyen a los clientes. Actuar inteligentemente con la innovación permite crear y mantener sostenible una propuesta de valor única.
  4. Construye los KPI y sus relaciones. “Lo que no se puede medir no se puede gestionar”. Esta frase lo resume todo, y debe ser el principio esencial de cualquier administrador y gestor.
  5. Define los vínculos emocionales que realmente sean de escucha. Crea tu marca, e imagen, tu sitio web, tu estrategia social media como medios para hablar con el público objetivo. Responder siempre mostrando presencia y manteniendo reputación.
  6. Construye una cultura dual, física y digital. Diseñar procesos y canales que no dependan de la tecnología para así sostener las estrategias y los sistemas de relacionamiento con el cliente (CRM), de experiencias con empleados (EEM) y clientes (CEM), con proveedores (SCM), etc. y así captar, conversar, fidelizar y mantener a los stakeholders.
  7. Analiza infraestructura tecnológica y organizacional. Es importante observar la propia organización y su entorno para visualizar la posibilidad de éxito de cualquier transformación.
  8. Integra los cambios a tus operaciones. Integrar los nuevos procesos derivados de la transformación deben pasar a ser commodities de la organización, ADN de su operación.
  9. Actualízate. Estar actualizado en materia de prospecciones, vigilancia, avances e innovaciones en esta materia son claves, pero siempre dejando claro la adaptación pertinente y adecuada a la realidad de cada organización. Estar al día es bueno, escuchar que no estamos al día es frecuente, valorizar los propios activos y fortalezas es vital.
  10. Involucra a la alta dirección / Involucrar al personal. Sin la participación y apoyo de la alta dirección el éxito será dudoso, pero tampoco lo será sin el involucramiento del personal.

Para conocer más detalle para aplicarlo en su empresa, contacte con nosotros en info@werkomus.com.