Transformación Digital - hacia donde vamos?

¿La Transformación Digital a qué conduce?

Se habla mucho de Transformación Digital como un proceso que intenta explotar las TIC en los negocios. Pero, ¿qué se espera como resultado?

La Transformación Digital ha sido el nombre dado a “todo lo que se sea necesario orquestar” para explotar las TIC en los negocios, pero considerando que, con o sin Transformación Digital, las TIC se explotarían sí o sí.

Las empresas están invirtiendo o prevén invertir muchos recursos en esta transformación y, por este motivo, hay que saber lo que se puede esperar al final de este proceso. Dependiendo esta inversión del estado inicial de madurez de la organización, y de varias variables que podemos resumir en:

  • nivel de digitalización de los clientes,
  • empatía cultural y organizacional al cambio, y
  • presupuesto para hacer sostenibles las nuevas adquisiciones e infraestructuras tecnológicas.

Eso sí, la Transformación Digital siempre debe conducir al crecimiento económico de la empresa y al desarrollo de las personas que se relacionan con ella. La Transformación Digital no es una automatización simple, es un proceso completo e integral, que va alineado a la Transformación Estratégica y a la Transformación Organizacional.

La Transformación Digital puede conducir a muchos resultados, por supuesto no excluyentes, de los cuales siempre es bueno aclarar que se pueden mezclar diversos objetivos:

Si quiere iniciar un proceso de Transformación Digital o se encuentra involucrado en uno y quiere saber qué orientación seguir y como acelerar sus resultados, puede contactarnos en info@werkomus.com.

Artículo del Director de Operaciones e Innovación de Werkomus en Computer World – Consultorías TIC

 

Desde Werkomus queremos felicitar a nuestro Director de Operaciones e Innovación Christian Estay por el artículo “Consultorías TIC” publicado en la edición de marzo de la Revista Computer World.

Dentro de este artículo se muestran reflexiones sobre el sector económico y su futuro para preparar a las organizaciones a dar el salto hacia las nuevas formas de organización que ahora apuntan a la empresas 4.0 (entre otras), y mostrando un nuevo paradigma donde el camino a seguir es tan importante como la meta a conseguir.

NO PERDAIS LA OPORTUNIDAD DE LEERLO!!!

consultorias_tic

 

¿Qué debo saber antes de digitalizar mi negocio? La evolución natural de la organización.

pilares empresa

La sociedad actual está en un cambio tecnológico continuo.

Aumentan los clientes que provienen de generaciones cada vez más tecnológicas. Al inicio la generación X y hoy en día los llamados millenials.

Estos nuevos clientes se acercan a los mercados con unas necesidades y forma de interactuar completamente diferente a los clientes tradicionales, y obligan a las organizaciones a replantear la forma de cubrir dichas necesidades.

Esta situación hace que tanto los servicios como la forma de acceder a ellos esté cambiando. Por esta razón la #digitalización de las empresas es una tendencia difícil de omitir en cualquier estrategia empresarial.

La clave es evitar caer en la tentación de convertir el negocio tradicional en un mero modelo de negocio electrónico (e-business o e-commerce).

Debemos ir más allá y ser capaces de convertir nuestro negocio en un negocio inteligente u Organización 4.0 capaz de anticiparse a las necesidades de nuestros clientes, y cubrirlas de manera ágil y efectiva.

Por lo tanto, esta digitalización está orientada a proyectar nuestro negocio:

  • para aprovechar los datos que se generan cada minuto a través de multitud de tecnologías (#Web; #Web2.0; #Wearables; #IoT); y,
  • para almacenar y procesar estos datos para identificar las necesidades presentes y futuras de nuestros clientes (#CRM; #ERP; #CloudComputing; #BigData; #SmallData; #DataLake; #BusinessIntelligence).

Ante este escenario, es importante analizar cual es nuestra situación inicial para definir la hoja de ruta que nos ayude a llegar a nuestra meta.

Nuestra experiencia sugiere a nuestros clientes evaluar tres pilares organizativos clave antes de digitalizar su organización.

  1. Tecnología: La gran mayoría de empresas dispone de un razonable a nivel TIC, pero esto no siempre se explota en todo su potencial (bien por falta de integración, bien por falta de metodología o por la suma de ambas). Por este motivo se debe identificar el nivel de tecnología TIC (capacidad y funcionalidad) y su nivel de integración con el negocio (que no al revés).
  2. Operaciones: La clave de un negocio son sus operaciones, que definen el modelo productivo o de prestación de servicios que le permita, de manera óptima, mejorar de manera continua e innovadora sus productos, sus procesos y su negocio. Por este motivo debe evaluarse el nivel de flexibilidad y agilidad para adaptarse rápidamente al cada vez mayor número de especificaciones definidas por los clientes, y manteniendo altos cánones de efectividad (calidad) y eficiencia (rentabilidad).
  3. Personas: En la actual economía del conocimiento las personas son los activos clave de las empresas por el valor que aportan en forma de competencias y conocimiento y por su responsabilidad en la interacción con la tecnología, con las operaciones y con los clientes. Por este motivo es clave diagnosticar y reforzar sus relaciones y lazos con la organización, potenciar y actualizar su conocimiento y competencias para ofrecer una gran experiencia de cliente, así como una gran experiencia de empresa a través del despliegue de todo su potencial en la organización y #cocrear las soluciones que garanticen la continuidad de ésta.

Si quieres conocer más información sobre este tema o está interesado en diagnosticar su situación actual, contacte con nosotros en info@werkomus.com.

De la gestión de IT a la gestión del It (eso)

icon-908163

Hoy en día se plantea la digitalización como una de las claves necesarias para llevar a las empresas a una situación más competitiva en los mercados pudiendo llegar a convertirse en Organizaciones 4.0, y para ello, se cuenta con el apoyo de proveedores tecnológicos para actualizar Intranets y Webs, implementar soluciones IT (gestión documental, factura electrónica, e-commerce, redes sociales corporativas), introducir o actualizar sistemas de gestión (ERP/CRM/MRP/HRIS), Introducir soluciones de gestión BI (Business Intelligence) o Big Data, integrar sistemas de capturas de datos IoT (internet de las cosas), entre otras muchas.

Pero ojo, la actualización tecnológica per se es una acción necesaria pero que debe venir acompañada de otras acciones (no tan tecnológicas como se verá a continuación) que permitan responder a la pregunta ¿qué valor adicional recibirá el cliente?

La razón de ser de cualquier empresa son sus clientes (actuales y potenciales), por ende, cualquier acción realizada en la empresa que no mejore su experiencia como cliente, no está proyectando valor organizacional, el cual se puede encontrar en diferentes formas como personalización del producto, calidad, exclusividad, relación cliente-empresa, asistencia técnica, precio o forma de adquisición, entre otras. Ejemplos como el de AGFA o Lehman Brothers son característicos por no atender las necesidades de sus clientes o por focalizarse exclusivamente en maximizar sus beneficios.

Siendo más concretos podemos identificar 3 fases de interacción con el cliente:

  • Contacto inicial: fase clave en la experiencia del cliente a través de cualquiera de los canales de la empresa (presencial, telefónico, web, redes sociales, app, blogs, entre otros) a través de los cuales se mostrará cómo será su relación con la empresa.
  • Producción/prestación y entrega del producto o servicio: fase invisible para el cliente, pero existente, en la que se define cómo será el producto y qué hará, su calidad, el tiempo de fabricación o prestación y la forma de entrega del producto. En este caso es importante garantizar que cualquier producto o servicio que adquiera o contrate el cliente sea de la máxima calidad para ofrecerle esta experiencia, permitiendo su personalización en cuanto a especificaciones y formas de suministro.
  • Postventa y recuperación: críticos en la orientación de la experiencia del cliente en momentos donde aparecen (y corrigen) los errores del producto y problemas de comunicación que han podido aparecer en relación a los productos y servicios prestados a través de los canales de comunicación existentes (los mismos que en el contacto inicial), y en la que se retira el producto una vez finalizado su ciclo de vida. El conocimiento de los hábitos del cliente es fundamental para continuar ofreciéndole esta experiencia, así como obtener información clave para el negocio en forma de expectativas y tendencias del cliente que permitan mejorar e innovar los productos y/o servicios así como cualquiera de los procesos de la organización.

En todas esta fases es imprescindible contar con tecnologías que permitan capturar y almacenar de manera estructurada datos de todas las fases (Gestión IT), pero además, se requieren modelos que permitan interoperar entre los sistemas y procesar datos de manera integral para convertirlos en información de valor (para la empresa y para el cliente), metodologías y herramientas que permitan operar de manera eficiente y efectiva en todas las fases (a nivel de operativa, administración y gestión), y valores internos viendo estos como la manera en que se quiere relacionar la empresa con sus clientes transfiriéndolos de forma homogénea y uniforme. Todo esto conformaría la gestión It.

Ahora bien, podemos evaluar el nivel de infraestructura y sistemas tecnológicos que dispone la organización, pero la clave es valorar la “utilidad” para el negocio, siendo esta la forma que permite medir el impacto en el negocio y la recuperación de la inversión realizada en la tecnología considerando eficiencia, efectividad, agilidad, flexibilidad, y percepción del cliente.

Si desea conocer más sobre este tema o el nivel de utilidad de la tecnología en su negocio, contáctenos a info@werkomus.com.

¿Cuál es el rol de las personas en la transformación digital?

superhero-534120

La cultura organizativa es un aspecto clave y crítico en cualquier organización la cual se puede definir como los valores, costumbres, hábitos y creencias compartidas de una empresa. Son las características que definen el comportamiento y forma de ser de la empresa y, como tal, dicho comportamiento se puede adaptar a las nuevas realidades, y suele ser una de las características por las que los clientes se decantan por un proveedor.

El crecimiento, la dispersión geográfica o la renovación de plantilla, sueles ser factores que, si no se realizan esfuerzos internos, modifican dichos comportamientos de manera incontrolada por otros no representados (ni deseados) por la dirección.

Además, nos encontramos en un momento convulso en que el mismo mercado está forzando la transformación de las organizaciones hacia un modelo de Organización 4.0, siendo la gestión de la innovación, la información, la incorporación de conocimiento, la movilidad y la interoperabilidad aspectos imprescindibles para sobrevivir en los mercados.

Entonces es importante preguntarnos ¿Queremos cambiar?

Una vez convencidos que no hay otra opción debemos analizar el nivel de preparación de todas las personas para resolver dicho cambio, siendo claves los siguientes aspectos:

  • Adecuación de la cultura organizativa al nuevo escenario.
  • Alineación de las personas a la cultura organizativa.
  • Capacidades técnicas y digitales de los empleados
  • Colaboración interna intra e inter departamentos
  • Predisposición al cambio de las personas
  • Compromiso de las personas
  • Implicación en la innovación e intra-emprendimiento.

Identificando esta situación y conociendo a donde queremos llegar, es momento de definir la hoja de ruta que permitirá desarrollar a las personas que te acompañarán en todo este proceso y más allá.

En este proceso de co-creación tendrán que colaborar personas de todas las áreas y niveles de la organización, debiendo garantizar que la cultura organizativa llega y se comparte en toda la organización. Por lo que dicha hoja de ruta considerará aspectos de alineación de estrategias de negocio y cultura, planes de promoción y comunicación, diseño de marcos de trabajo colaborativo, planes de aprendizaje en competencia digitales e iniciativas para el cambio.

Estas acciones no son necesariamente costosas a nivel económico, pero si que es necesario el esfuerzo y predisposición de la compañía para co-crear con actores externos que les puedan ofrecer una visión objetiva del comportamiento de su organización y reforzar así el proceso de transformación y cambio.

Si se identifica en esta situación y desea transformar su organización y a sus personas, contáctenos a info@werkomus.com.

Organización 4.0

organizacion 4.0.jpg

La volatilidad y dinamismo de los mercados actuales han cambiado el paradigma de la gestión empresarial, apareciendo las Organizaciones 4.0 donde las claves de este nuevo escenario son la gestión de la innovación, la información, la incorporación de conocimiento, la movilidad y la interoperabilidad dentro y fuera de la empresa para sobrevivir en dichos mercados.

Ejemplos como la creación masiva de conocimiento y la rápida evolución de las tecnologías (IoT, Big Data, Cloud Computing, almacenamiento digital, wearables, interconexión de cadenas de valor) están generando una fuerte transformación de dichos mercados siendo claves la agilidad y creatividad de las organizaciones para la supervivencia.

Esta situación obliga a las empresas a redefinirse para mantener y mejorar su presencia y competitividad en los mercados, lo que requiere una transformación de su organización a nivel Organizativo y Tecnológico.

En esta realidad, aspectos como la accesibilidad a la información, la capacidad de decisión, el empoderamiento y las personas se deban alinear para conseguir respuestas y resultados ágiles y efectivos que permitan mantener a futuro la confianza de nuestros clientes.

En la actualidad las organizaciones se pueden diferenciar por tipos de enfoque de gestión, identificando 3 situaciones generales:

Situación 1 (Foco en el producto y en la reducción de costes):

  • Realización de inversiones en capital productivo (Tecnología).
  • Búsqueda de la alta ocupación de capacidad operativa.
  • Estandarización de productos y procesos.
  • Plantilla altamente especializada y foco en la división del trabajo.
  • Organigramas verticalizados.

Situación 2 (Foco en el cliente y en la calidad total):

  • Orientación de los procesos y de la cadena de valor hacia el cliente.
  • Aplicación de modelos de Calidad Total (TQM) para satisfacer al cliente.
  • Alineación de los departamentos de Diseño, Logística, Producción, Marketing, Distribución, Finanzas a las necesidades del cliente.
  • La plantilla aporta esfuerzo, motivación, compromiso y creatividad para solucionar los problemas del cliente.
  • Organigramas más planos.

Para reforzar la visión inicial que nos generemos, es importante valorar también de manera objetiva el nivel de algunas características para validar dicha situación:

  • Voluntad de transformación
  • Jerarquización de la organización (Plana frente Vertical).
  • Volumen y estructuración de la información.
  • Inversión en Tecnología para la organización (a nivel productivo y a nivel de gestión).
  • Cultura de cooperación empresarial (interna y con proveedores y clientes).
  • Actitud innovadora en la organización (en producto, procesos y gestión).
  • Relaciones laborales con los empleados (Conflictiva frente Cooperativa).
  • Habilidades y conocimientos disponibles actuales e innovadores.
  • Formación recibida por los empleados.
  • Transparencia de la estrategia con los empleados.

A partir de este momento comenzaremos a estar preparados para definir el Plan de Acción que nos permitirá transformar nuestro negocio en corto plazo en una Organización 4.0 considerando los pilares de estrategia e innovación, desarrollo organizacional, gestión de proyectos y tecnologías y Finanzas corporativas.

Si desea conocer más cómo analizar la situación de su organización o desea saber cómo transformar su organización, contáctenos a info@werkomus.com.

digital / to be or not to be

¿Cuando la transformación digital es un imperativo estratégico?

digital / to be or not to be

La transformación digital es hoy por hoy parte de las estrategias. Desconocer este hecho económico es un error.

Transformación digital no se limita a automatizar procesos, comprar TIC de avanzada como cloud o big data. Transformación digital es un cambio en los estrategas y las estrategias, es un cambio en la forma de pensar el proceso estratégico.

La transformación digital no es consecuencia de aplicar frases repetidas hasta el cansancio como: “innova o muere”, “reinventarse o morir”, u otras similares con cierto aire dramático, sino que la transformación digital es resultado de un análisis crítico del presente y del futuro de la organización y de su propia madurez.

La falta de madurez se nota cuando se observan situaciones como las siguientes:

  • La transformación digital sirve para actualizar tecnológicamente una empresa. Y cuando esto es así, primero se deben analizar los procesos culturales, informacionales y organizacionales para ver si podrán soportar la presión del cambio, no solamente ahora, sino en el mediano plazo que es cuando las personas y los procesos comienzan a sentir el cambio.
  • La transformación digital se plantea como último recurso a la supervivencia. Y cuando esto pasa, hay que identificar primero cuales fueron las razones de los problemas, los KPI (Key Process Indicator) y por supuesto los factores clave de fracaso, y los potenciales divorcios con el cambio, entre otros.
  • La transformación digital cubre fallas de reingeniería tecnológica y organizacional. Esto sucede cuando los departamentos de sistemas, por motivos endógenos o exógenos, no se han puesto al día y así se renombra el proyecto de reingeniería que debía hacerse por uno de transformación digital.

En estos casos u otros más, no se quiere decir que se están haciendo mal las cosas, sino que así están ocurriendo, y lo que suele ocurrir es que como la transformación digital está en proceso estamos ante el dilema de collingridge, o sea, que una vez iniciado el cambio tecnológico, detenerlo se hace cada vez más complejo y difícil, y sin saber si será exitoso sino hasta unos años más.

La transformación digital es cierto que debe ser parte de la estrategia empresarial, pero confundir digital con TIC es un error.

Transformación digital implica diseñar y construir toda la cultura y organización digital que surge y convive con las TIC, y eso involucra a las personas, los equipos de trabajos, a los tomadores de decisiones y sus procesos, los procesos comunicacionales e informacionales, los sistemas tecnológicos, humanos y socio-técnicos. las estrategias y sus estrategias de despliegue, entre otros componentes.

Por este motivo, la transformación digital será un imperativo estratégico cuando se comprenda en un negocio este proceso que requiere identificar su capacidad digital, de ser digitalizado y de vivir digitalizado.

Si desea conocer más sobre cómo este análisis se realiza y ayuda a conseguir un éxito digital sostenible escríbe a info@werkomus.com .

empresa inteligente innovacional

Empresa inteligente e innovacional: ¿cuales son sus pilares?

empresa inteligente innovacional

Las empresas son organizaciones de actividad humana. Esto es tan antiguo como la historia organizada de la humanidad. Por suerte hoy se ha recuperado esta idea y los empleados ya no son ítems en una nómina y los clientes ya no son parte de mercados.

Ahora el empleado y el cliente están en el centro de las estrategias, y tratamos con personas con nombre y apellido. Esto requiere empresas inteligentes e innovacionales y esto precisa pilares. ¿Cuáles son esos pilares?

  • Pilar: Tener información continua. El cambio se acepta como una variable, no como un parámetro. El cambio no es acelerado, es que las organizaciones son lentas y las personas tienen intereses distintos respecto del cambio. Los procesos son rígidos por sus normas y procedimientos, pero flexibles en su información. Por este motivo los flujos y procesos informacionales deben permitir, por un lado, información confiable en línea, y por otro lado, retroalimentación continua.
  • Pilar 2: Contar con talentos talentosos. Como se dijo al inicio de este post, ahora vemos personas en su individualidad. Por este motivo debemos contar con colaboradores en todo sentido (empleados, proveedores y clientes) capaces de analizar la información, comprenderla y actuar ante la incerteza, que transformen la información en conocimiento valorizable dentro de los objetivos estratégicos. Y, por supuesto, hay que saber capturar, saber retener y saber deshacerse de esos talentos en el momento oportuno.
  • Pilar 3: Aplicar predicción proactiva. Es claro que se debe tener un profundo conocimiento de clientes, proveedores y empleados para darles los productos organizacionales que una empresa produce y les vende como productos o servicios, contraprestaciones, y contratos, respectivamente. Este conocimiento debe usarse para actuar de dos maneras separadas y en conjunto: prediciendo comportamientos en base a información pasada y proyectada, y actuando anticipadamente en base a vacíos de información o escenarios inciertos.
  • Pilar 4: Vivir en hiperconexión sistémica. Aquí se junta la realidad hiperconectada de las personas y la sociedad (que no siempre es tan masiva como se supone) con la relación sistémico-biológica de las organizaciones como sistemas vivos inter e intra relacionados. Se habla de trabajar con información segura, y al mismo tiempo completa e incompleta, pero por sobre todo hiper-relacionada. Esta hiperconexión sistémica debe comprenderse y modelarse, pero también analizarse frente a objetivos comunes y compartidos.
  • Pilar 5: Usar virtualidad presencial. La virtualidad de las comunicaciones es un hecho social y económico y por este motivo es importante contar con plataformas que compartan información, provean mensajería y presencia instantánea, videoconferencias, acceso compartido con sistemas tradicionales como telefonía fija, SMS y offline, y extensión a dispositivos móviles. Pero estas bondades tecnológicas de por sí muy commoditizadas hoy en día deben responder al menos a dos cosas: (a) confiabilidad tecno-organizacional basada en confianza, privacidad, seguridad, replicabilidad, recuperabilidad y persistencia de las comunicaciones, y (b) “presencialidad” -sí, entre comillas- tal que el espacio tecnológico, por un lado, sea tan cómodo que no genere problemas o situaciones que hagan pensar en mejor llamar por teléfono o convocar a una reunión presencial y, por otro lado, no excluya la pertinencia del encuentro presencial.

Estos pilares garantizan que una empresa sea inteligente por el uso inteligente de la información y de sus recursos clave conforme estos pilares sean parte de sus estrategias. Al mismo tiempo estos pilares ayudan a que una empresa sea innovacional en cuanto sea capaz de desplegar estos pilares en cada nivel organizacional sin distinción.

Si desea conocer más cómo analizar si su organización cuenta con estos pilares o desea saber cómo conseguir y desplegar estos pilares contáctenos a info@werkomus.com .

Gestión de proyectos: transformación digital y de personas

Gestion Proyecto, Desarrollo, estrategia, werkomus

En la gestión de proyectos, las competencias y conocimientos necesarios para llevar las iniciativas con éxito suelen ser muy restrictivas, ya que se necesita un alto conocimiento del funcionamiento organizativo y operativo, habilidades para relacionarse en la organización, una visión analítico-creativa y liderazgo funcional.

Un proyecto es una actuación temporal dirigida a dar respuesta a una necesidad o problema de negocio mediante un proceso de co-creación y construcción de una solución en forma de producto, servicio y/o resultado para alcanzar unos objetivos en un plazo y a un coste definido.

Para conseguir esto, existen diferentes metodologías de gestión de proyectos como PMI, IPMA, Prince2, VA/VE en las que coinciden en los principales aspectos a considerar en este proceso de búsqueda y construcción de soluciones como las que se muestran a continuación:

  1. Captación de necesidades estratégicas
  2. Diagnóstico de situación (presente – Futuro)
  3. Descripción y análisis de factores críticos de éxito
  4. Definición y preparación del equipo de trabajo
  5. Co-Diseño de la estrategia alineada a objetivos
  6. Selección, adaptación, y organización de herramientas de control y seguimiento de objetivos
  7. Proceso de investigación y co-desarrollo de plan de acción
  8. Seguimiento, gestión y control del plan de acción
  9. Puesta en marcha de la solución y Validación de resultados

Es importante que nos preguntemos como estamos eligiendo al líder de cada proyecto. La tecnología actual tiene potencia suficiente para analizar la información de nuestros empleados en forma de competencias, conocimientos, habilidades, educación, y desempeño (entre otras), pero ¿estamos utilizando esta valiosa información?. Según el 1er Estudio sobre Transformación digital en RRHH en España, sólo un 15% de las organizaciones utilizan plataformas y softwares on-line de RRHH asociadas a la gestión de proyectos.

En otra perspectiva, el 85% de organizaciones continúan seleccionando a los responsables de los proyectos de acuerdo a la intuición y experiencia de la dirección, lo que se convierte en un número limitado de personas que gestionan los proyectos de manera recurrente.

Para considerar el nivel de éxito de estas iniciativas es importante disponer de indicadores objetivos que muestren que estamos ganando y dejando de ganar en cada proyecto para tener respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué desviaciones han existido en los resultados conseguidos frente a las expectativas iniciales en los proyectos finalizados?
  • ¿En cuanto se ha incrementado el presupuesto, dedicación y tiempo respecto a lo previsto inicialmente?
  • ¿Qué rentabilidad han generado los resultados de los proyectos durante su primer año? (Costes de proyecto vs beneficios 1er año)
  • ¿Cuántos proyectos se repiten año tras año?
  • ¿Cuál es el beneficio esperado de los proyectos que no se llegan a arrancar en el año para el que se planificaron?
  • ¿Cuántos de sus departamentos temen que se lance algún proyecto que afecte a su área?

Para conocer más detalle sobre la aplicación en su empresa, contacte con nosotros en info@werkomus.com.

Desarrollo organizacional: la construcción de espacios laborales de creación de oportunidades y de desarrollos

Desarrollo organizacional: la construcción de espacios laborales de creación de oportunidades y de desarrollos

Desarrollo organizacional: la construcción de espacios laborales de creación de oportunidades y de desarrollos

El Desarrollo Organizacional es el instrumento por excelencia para inducir, proyectar, preparar, monitorear y avanzar en el cambio continuo que las organizaciones necesitan en las personas que les constituyen.

El Desarrollo Organizacional no nació hoy ni hace poco. Lleva muchos años pero su importancia se ha reconocido y ha crecido desde que las personas han vuelto a ocupar su rol predominante en las operaciones de cualquier organización, proceso o negocio.

El Desarrollo Organizacional busca el logro de una mayor eficiencia organizacional, que suele considerarse condición indispensable en el mundo actual, pero vamos más allá nosotros. La eficiencia no debe ser la meta sino un medio más, junto a la eficacia y la efectividad, para poder decir que el espacio laboral es el espacio de creación de oportunidades y de desarrollos de personas y de negocios.

El Desarrollo Organizacional lo caracteriza actualmente la intensa competencia a nivel nacional e internacional. En sus inicios lo caracterizaba la permanencia en una empresa, que lo reducía o situaba al Desarrollo Organizacional al espacio de la relaciones laborales horizontales y verticales.

Hoy, el Desarrollo organizacional no es una función organizacional, es una actitud ante el cambio donde las personas ocupan un rol determinante.

Para conocer más detalle para aplicarlo en su empresa, contacte con nosotros en info@werkomus.com.