Bases de la transformación digital: cambio y resistencia

Transformation

La Transformación Digital requiere de una serie de procesos pero también de compromiso por parte tanto de los altos directivos como de los empleados de la organización para asentar sus bases.

El principal compromiso comienza con un modelo de gestión empresarial cónsono con los requerimientos de la transformación digital.

¿Qué características tiene ese modelo de gestión y qué obstáculos son los más frecuentes a la hora de generarse el cambio? Son los temas que abordaremos a continuación.

 

Modelo de gestión empresarial en la transformación digital.

  1. Gerencia estratégica.

La transformación digital debe partir de la gerencia estratégica del negocio, por tanto debe ser parte de su misión, visión, valores y estrategias operativas. Es decir debe partir de la cultura organizacional, para que finalmente tenga coherencia con los procesos operativos.

 

  1. Coherencia marca-cultura.

La marca es la parte más externa de la cultura y en definitiva lo que el usuario ve. La marca debe ser coherente con su cultura, de lo contrario los clientes desconfiarán de la empresa.

 

  1. Generación de valor.

Los productos que se crean dentro de una empresa que asume la transformación digital deben tener un valor generado a partir del análisis de sus facilitadores tecnológicos (big data, cloud, sensores, etc.) y se requieren productos que solucionen los problemas de los usuarios.

 

  1. Organización y procesos.

Los procesos en la transformación digital hacen uso de la cloud computing para agilizar, integrar y economizar tiempo, dinero, materiales y esfuerzo. El personal de las empresas debe fluir con estas transformaciones.

 

  1. Infraestructura web.

Toda organización con estrategia digital debe contar con su infraestructura web, adaptada al negocio y las necesidades de sus clientes. Las páginas web deben cumplir el criterio de usabilidad para crear experiencias de alto nivel en sus clientes.

 

  1. Marketing digital.

Se debe contar con una estrategia de marketing digital que permita la visibilidad de la empresa en la web, además de influir en las redes sociales. Por otro lado, debe hacer uso de la web 2.0 y 3.0 ya que se requiere no solo de la interactividad del cliente con la marca sino que el primero, sea coproductor de los productos o servicios que se van creando.

 

  1. Mejora continua en la transformación.

En los negocios mixtos, no es necesario desechar lo aprendido en el mundo físico sino saberlo superar e integrar al mundo digital. Esta es probablemente la diferencia que hará que las empresas sean distintas a pesar de estar en el mismo sector.

 

Resistencia al cambio ¡Los obstáculos más comunes!

  1. Directivos que no quieren el cambio.

Este es el escenario más pesimista para la transformación digital, pues de los directivos se espera inversión y aplicación de programas de transformación.

 

  1. Falta de inversión en la transformación.

Algunos directivos dicen estar de acuerdo en la transformación digital, pero a la hora de invertir tiempo y dinero en el proceso no parecen estar muy de acuerdo. ¡La transformación digital requiere de inversión humana y directiva!

 

  1. Resistencia al cambio de la organización.

Otro de los problemas más comunes es encontrarse con directivos dispuestos y con un personal que se resiste. Para estos casos se requiere de la aplicación de programas especializados para generar el cambio.

 

  1. No contar con la adecuada capacitación para el cambio.

Si no se cuenta con personal interno capacitado es necesario y muchas veces conveniente buscar personal externo para llevar el cambio. La experiencia y la creación de programas especializados para el cambio por parte de consultorías externas pueden hacer más fácil, menos doloroso y más económico la ruta hacia la transformación digital.

 

Aunque la transformación digital parece difícil en sus inicios contar con un socio para la transformación digital puede aliviar los procesos. Esperamos desde Werkomus Soluciones ser su socio en su crecimiento contactándonos en info@werkomus.com .

 

Indicadores de la capacidad digital

Maps-Geo-Fence-icon

No todos los países y regiones han asumido la transformación digital de la misma manera.

La capacidad digital es la variable que permite conocer el estado de aceptación y la mejora continua del proceso hacia la transformación digital.

Esta capacidad digital puede medirse a través de algunos indicadores propuestos en la literatura para realizar y corregir, cada vez que sea necesario, la ruta hacia dicha transformación. Veamos los indicadores propuestos para medir la capacidad digital en una región.

Estos son algunos indicadores encontrados en la literatura.

 

  1. Conectividad

Es un indicador que mide la facilidad de acceso a la tecnología (conexión rápida a internet, precios accesibles a la tecnología, servicios públicos favorables) como producción de tecnología (parques tecnológicos, empresas de programas y servicios) que puede tener una región en algún momento dado.

 

  1. Contenido

Es necesaria la oferta de contenidos digitales que sean útiles para los sectores empresariales, pero además hay que preocuparse de que sean leídos estos contenidos. Por otro lado, la generación de contenido local para las necesidades locales es importante para el desarrollo de las pymes en un territorio.

 

  1. Comunidad

En el medio digital es importante medir la cantidad de comunidades locales e internacionales que participan en foros que debatan sobre los temas que interesan para impulsar el desarrollo de una comunidad. Estas intervenciones o participaciones no tienen que ser específicamente digitales, acudir a congresos y foros presenciales también es importante para abrir debates.

 

  1. Comercio

Debe procurarse un marco legal local que establezca normativas para la e-commerce, de tal manera que las transacciones sean más confiables. Y se debe prestar servicios y asesoría local en cuanto a plataformas de e-commerce y todo lo que supone este tipo de transacciones internacionales.

 

  1. Capacidad para innovar

La capacidad para innovar tiene que ver con la educación técnica para el uso y creación de TIC de una manera multidisciplinaria (negocios, generación de contenidos, creación de webs, marco legal y jurídico, etc.). La innovación a través de la experiencia es otro factor a tomar en cuenta, este indicador es positivo cuando existe intercambio comercial internacional, ya que se intercambia saberes y modos.

 

  1. Cultura digital

Este es uno de los indicadores más abstracto pero a la vez fundamental para el avance del proceso. Tiene que ver con la adopción social por parte de la comunidad, empresas, sistema educativo y gobiernos, de la tecnología como algo valioso e importante y que no se experimente un rechazo desde antes de sus inicios.

 

  1. Cooperación

Es una habilidad que requiere de la articulación de los entes locales principales (universidades, ONG, gobiernos, comunidad, empresas, pymes) para usar y producir tecnologías a la vez que se cooperan con entes internacionales. Además, las asociaciones de empresas dentro del espacio virtual se hace necesaria para sobrevivir en el medio.

 

  1. Capital

La inversión en grandes infraestructura y proyectos son necesarias para atraer más inversión y poder impulsar a las pequeñas y medianas empresas.

 

Los indicadores de capacidad digital expuestos no son exhaustivos y cada región debe observar los comportamientos locales y los esfuerzos que realiza la comunidad organizada para la transformación digital.

Seleccionar los indicadores adecuados es clave para una empresa. Para identificar, seleccionar y crear los indicadores adecuados, consúltenos en info@werkomus.com .

 

Artículo del Director de Operaciones e Innovación de Werkomus en Computer World – Consultorías TIC

 

Desde Werkomus queremos felicitar a nuestro Director de Operaciones e Innovación Christian Estay por el artículo “Consultorías TIC” publicado en la edición de marzo de la Revista Computer World.

Dentro de este artículo se muestran reflexiones sobre el sector económico y su futuro para preparar a las organizaciones a dar el salto hacia las nuevas formas de organización que ahora apuntan a la empresas 4.0 (entre otras), y mostrando un nuevo paradigma donde el camino a seguir es tan importante como la meta a conseguir.

NO PERDAIS LA OPORTUNIDAD DE LEERLO!!!

consultorias_tic

 

Quiero cambiar. ¿Estoy preparado para la transformación digital?

glass-310514_640

Este año 2016 se prevé como el año de los cambios donde muchas organizaciones de todos los tamaños y sectores van a iniciar proyectos de actualización y transformación digital para adaptarse al dinamismo y las nuevas tendencias de los mercados, aprovechando más las tecnologías y plataformas de la era digital, y evolucionar hacia la Organización 4.0. Para ello, es crítico conocer cuál es el nivel de predisposición al cambio, ya que cualquier organización puede cambiar tecnológicamente (si lo desea), pero el camino a seguir para conseguir el mínimo impacto y los mayores beneficios dependen en gran medida de su situación de partida.

Una característica muy significativa que se identifica en muchas ocasiones es la forma de trabajo, trabajar por proyectos frente a trabajar por procesos. Las áreas financieras o de administración de clientes suelen ser más reticentes al cambio dado su robustez procesal y la incertidumbre que genera el cambio sobre sus procesos y/o sistemas. Por el contrario, áreas comerciales o de consultoría, las cuales están más abocadas al dinamismo de las necesidades de los clientes, tienen una mayor predisposición a los cambios. Aún así, el nivel de predisposición depende de los individuos.

Si vamos por partes, una de las características fundamentales que debe cumplir el negocio es hacer todos los preparativos previos. Esto quiere decir haber elaborado los entregables (nuevos productos, nuevos servicios, nuevas estructuras organizativas, nuevos procesos, nuevos sistemas, nuevas infraestructuras, entre otros) del proyecto, y estar preparados organizativamente para operarlos y/o aplicarlos.

Si esta primera fase se ha abordado adecuadamente, entonces la fase de implantación es más sencilla. En este contexto, “adecuadamente” se traduce en co-crear la solución contando con la colaboración de representantes de todas las áreas/divisiones y escalas jerárquicas, proveedores y partners para disponer todas las visiones y contar con la experiencia, conocimiento y compromiso de todas las partes.

Ahora bien, para gestionar cualquier cosa es imprescindible poder medirla para evaluar su evolución. Entonces, es importante definir Como medir el nivel de preparación de la organización para adoptar los cambios.

La respuesta a esta pregunta se puede obtener, a nivel genérico, de acuerdo a variables organizacionales cualitativas como las siguientes, las cuales se ordenan desde la perspectiva más estratégica a la más operativa:

Transformación estratégica

  • Nivel Alineación cultural
  • Control de Beneficios del negocio.
  • Nivel Liderazgo.
  • Consecución Plan de implantación.

Transformación humana

  • Gestión de actores y Comunicación.
  • Roles y Responsabilidades Departamentales (impacto en las personas).
  • Nivel de Educación y capacitación técnica y digital.
  • Control del talento

Transformación operativa

  • Nivel de Preparación técnica de las áreas organizativas.
  • Nivel de adecuación de Procesos y Procedimientos.
  • Control de indicadores operativos
  • Cuadro de mando y Reporte del negocio.

Si estás interesado en conocer el nivel de preparación al cambio de tu organización o te interesa conocer más sobre este tema, no dudes en contactar con nosotros en info@werkomus.com.

Competencias Digitales y Aprendizaje

Competencias digitales y aprendizaje

Competencias Digitales y Aprendizaje

Desde hace algunos años existe una creciente preocupación por introducir e interioridad competencias para la nueva sociedad de la información y del conocimiento.

Conocer estas competencias e introducirlas en la formación académica y/o profesional de los profesionales es importante, por una parte, porque permiten retener el talento, y por otra parte, porque permiten enfrentar mejor el dinámico cambio de estrategias al cual están sometidos los negocios.

Saber cuales son estas competencias, permite a las empresas y a sus directivos diseñar estrategias adecuadas en sus empleados y los propios directivos, lo que refuerza todo el ecosistema organizacional.

 

Competencias de formación profesionales: ejemplos.

Capacidad de adaptarse continuamente a nuevas relaciones organizacionales, lo cual permite adaptarse al paso de modelos estándares y genéricos usados en las organizaciones, a otros donde cada persona requiere una atención personalizada tanto presencialmente como digitalmente.

Capacidad de enfrentar conflictos humanos y emocionales, los cuales predominan en las relaciones entre clientes, empleados, directivos, proveedores, y la sociedad en general, especialmente ante temas como ética profesional, transparencia, responsabilidad social, protección del medio, todos altamente sensibles.

Capacidad de aprender continuamente de forma asertiva, selectiva y autosugestionada, para responder a la continua y creciente generación de contenidos y de conocimiento que supera todo tiempo previsto de capacitación y de necesidades de formación, que consume una gran cantidad de tiempo y recursos laborales, económicos, personales y familiares, y que además deben aportar un valor diferenciador y distintivo.

 

Competencias de formación digitales: ejemplos.

Dominio de entornos de aprendizaje e-learning, sean desde universidades corporativas hasta plataformas MOOC.

Capacidad de aprendizaje y formación en redes de colaboración, lo que permite aprender continuamente nuevas habilidades y competencias.

Capacidad de aprendizaje presencial o digital ad-hoc a necesidades o problemáticas organizacionales, lo cual permite aprovechar y comprender mejor el potencial de cada tipo de aprendizaje según cada área, función o proceso organizacional.

Capacidad de proponer aprendizaje organizacional, de cara a estar monitoreando continuamente necesidades propias y organizacionales y solicitar recursos a la propia organización para adquirir nueva formación.

Capacidad de aprendizaje blended-learning, para que una persona aprenda en diferentes modos de socialización del aprendizaje y así se enriquece la comunicación con los diferentes stakeholders de un negocio.

Habilidad para construir perfiles digitales, lo que permite ante las siempre crecientes necesidades digitales auto-diseñar perfiles de nuevas necesidades de aprendizaje.

Capacidad de vender y promover marcas por medios presenciales y redes sociales, con el fin de que la promoción de imagen y marca sea parte del día-a-día laboral.

Capacidad de dar y recibir coach, con el fin de mejorar relaciones entre los actores de los procesos de negocio.

Para conocer más detalle para aplicarlo en su empresa, contacte con nosotros en info@werkomus.com.

keep-calm-and-innovate

Estrategia de transformación digital en diez pasos

keep-calm-and-innovate

Desde los orígenes de la computación a nivel organizacional en los años 60, ha estado madurando el campo de la Informática. En algunos intentos la Informática pasó por varias etapas: despliegue, gestión, uso e impacto. Esta primera categoría de etapas obedecía a una computación que solamente se desplegaba dentro de las empresas u organizaciones.

Esta clasificación ha quedado superada por la realidad de internet, la internet 2.0, y las redes sociales, donde las fronteras clásicas entre empresa y cliente han desaparecido o se han perneado. Ahora el cliente es parte de las empresas como activo y como tomador de las decisiones.

Solamente las organizaciones que comprendan esta realidad, sean públicas, privadas, sociales o plurales, estarán en condiciones de realmente conversar con el cliente y con sus empleados de tú-a-tú, serán capaces de retenerlos.

Al actuar así, podrán responder co-creando nuevas soluciones, nuevos modelos de negocio, y nuevos modelos de relación entre personas. Y eso, supondrá una verdadera innovación arquitectónica y una revolución en la forma de hacer negocios.

La literatura está aportando muchas ideas acerca de cómo llevar adelante este proceso de cambio y de transformación cultural, digital y de la propia innovación.

  1. Consolidar el concepto de omni-persona. Situar al cliente y al empleado como eje y foco de todo el proceso de negocio y del negocio en sí mismo.
  2. Construye una cultura 2.0 y una gestión 2.0. Mientras la primera permite acercar, retener y conversar con clientes, empleados y directivos, la segunda permite actuar de forma inteligente ante emociones, discursos y relaciones con y entre las personas.
  3. Sitúa la innovación como proceso de mejora continua y generadora de una única propuesta de valor. Crear una estrategia de innovación desde un alto nivel directivo permite que los procesos, productos, servicios y proyectos de innovación sean procesos co-creativos internos que incluyen a los clientes. Actuar inteligentemente con la innovación permite crear y mantener sostenible una propuesta de valor única.
  4. Construye los KPI y sus relaciones. “Lo que no se puede medir no se puede gestionar”. Esta frase lo resume todo, y debe ser el principio esencial de cualquier administrador y gestor.
  5. Define los vínculos emocionales que realmente sean de escucha. Crea tu marca, e imagen, tu sitio web, tu estrategia social media como medios para hablar con el público objetivo. Responder siempre mostrando presencia y manteniendo reputación.
  6. Construye una cultura dual, física y digital. Diseñar procesos y canales que no dependan de la tecnología para así sostener las estrategias y los sistemas de relacionamiento con el cliente (CRM), de experiencias con empleados (EEM) y clientes (CEM), con proveedores (SCM), etc. y así captar, conversar, fidelizar y mantener a los stakeholders.
  7. Analiza infraestructura tecnológica y organizacional. Es importante observar la propia organización y su entorno para visualizar la posibilidad de éxito de cualquier transformación.
  8. Integra los cambios a tus operaciones. Integrar los nuevos procesos derivados de la transformación deben pasar a ser commodities de la organización, ADN de su operación.
  9. Actualízate. Estar actualizado en materia de prospecciones, vigilancia, avances e innovaciones en esta materia son claves, pero siempre dejando claro la adaptación pertinente y adecuada a la realidad de cada organización. Estar al día es bueno, escuchar que no estamos al día es frecuente, valorizar los propios activos y fortalezas es vital.
  10. Involucra a la alta dirección / Involucrar al personal. Sin la participación y apoyo de la alta dirección el éxito será dudoso, pero tampoco lo será sin el involucramiento del personal.

Para conocer más detalle para aplicarlo en su empresa, contacte con nosotros en info@werkomus.com.